In late 2007, a series of television commercials for the game began airing featuring pop culture celebrities such as Mr. T, William Shatner, and Verne Troyer discussing the virtues of the character classes they play in the game.[153] A Spanish commercial featuring Guillermo Toledo, and a French commercial featuring Jean-Claude Van Damme, were also televised.[154] Two more were shown in November 2008, featuring Ozzy Osbourne and Steve Van Zandt.[155] Another commercial in the series, which began airing in November 2011, featured Chuck Norris and played on the Internet phenomenon of "Chuck Norris facts".[156]
Los cazadores de demonios, discípulos de Illidan Tempestira, cargan con un oscuro legado que atemoriza a aliados y enemigos por igual. Los Illidari se sirven de magia vil y magia caótica, energías que durante eones han amenazado Azeroth y que, según ellos, son esenciales para hacer frente a la Legión Ardiente. Con los poderes de los demonios a los que han asesinado, los Illidari desarrollan rasgos demoníacos que provocan repulsión y pavor entre sus congéneres, los elfos.
El sistema de personajes fue bien recibido, con críticos señalando a cada clase como viable e interesante, con características únicas,17​ así como que cada raza tenía un toque de distinción y de aspecto.15​ El desarrollo de los personajes también fue destacado, así como el sistema de talentos, su gran diversidad de opciones32​ y el sistema de profesiones.15​ La personalización física de los personajes fue considerada una de las cosas menos interesantes del juego,42​ aunque el nivel de detalle de los modelos fue elogiado.35​
Tras los eventos narrados en Wrath of the Lich King, Arthas ha muerto, y la guerra en Rasganorte parece haber terminado, ya que la Plaga está controlada por Bolvar Fordragon, convertido en el nuevo Rey Exánime, el carcelero de los malditos. Pero entonces, misteriosos terremotos comienzan a sacudir toda la faz de Azeroth, y poco después, comienzan una serie de ataques elementales contra las capitales de la Alianza y la Horda. Estos ataques son el preludio del resurgimiento del Dragón Aspecto corrupto Alamuerte, que las destruirá, extendiendo su dañino poder por los dos continentes. Cinco años después, en los que se suceden los eventos narrados en la novela World of Warcraft: The Shattering, Ventormenta y Orgrimmar están en proceso de reconstrucción, y la faz del mundo en Azeroth ha cambiado por completo tras los ataques de Alamuerte, que han reducido a cenizas algunas zonas y han provocado violentos maremotos y terremotos que han partido literalmente la tierra en trozos, inundando algunas zonas y haciendo resurgir otras. Alamuerte ha vuelto con un solo objetivo, el de destruir Azeroth, y no se detendrá hasta conseguirlo.
×