Los monjes son maestros del combate a mano y solo empuñan las armas para sus letales golpes de gracia (viajero del viento). Los monjes sanadores aportan armonía y equilibrio a todos los grupos y pueden sanar hasta las heridas más graves con remedios antiguos y artes espirituales (tejedor de la niebla). Son pocos los que pueden confiar en sobrevivir ante la extrema destreza del monje maestro cervecero, cuyas intensas bebidas e impredecible estilo de combate absorben unas cantidades de daño impresionantes (maestro cervecero).
El sonido fue muy bien recibido, en particular la música de fondo. Asignar distintas músicas a distintas áreas hacía que los jugadores sintieran mayor inmersión en el juego32​ y más interesante volver a jugar.42​ Los sonidos y voces de los personajes, tanto jugadores como no jugadores; así como los sonidos de efectos añadían personalidad al juego.32​
World of Warcraft was the world's most popular MMORPG by player count of nearly 10 million in 2009.[5][6] The game had a total of over a hundred million registered accounts by 2014.[7] By 2017, the game had grossed over $9.23 billion in revenue, making it one of the highest-grossing video game franchises of all time. At BlizzCon 2017, a vanilla version of the game titled World of Warcraft Classic was announced, which planned to provide a way to experience the base game before any of its expansions launched. It went live at 3pm PDT[b] on August 26, 2019.[8][9]
World of Warcraft was the best-selling PC game of 2005 and 2006.[96] In the United States, it sold 1.4 million copies ($68.1 million) by August 2006. It was the country's third best-selling computer game between January 2000 and August 2006.[97] On January 22, 2008, World of Warcraft had more than 10 million subscribers worldwide, with more than 2 million subscribers in Europe, more than 2.5 million in North America, and about 5.5 million in Asia.[98] At its peak in October 2010 the game had 12 million subscribers.[99] As of November 2014 the game has over 10 million active subscribers.[100] On January 28, 2014 Blizzard announced that 100 million accounts have been created for the game.[101] On May 7, 2015, it was announced that there were 7.1 million active subscriptions.[102][103][104][105] At the end of June 2015, subscriptions dropped down to 5.6 million, lowest since 2005.[106] By the end of September, subscribers were at 5.5 million.[107]

Los cazadores de demonios, discípulos de Illidan Tempestira, cargan con un oscuro legado que atemoriza a aliados y enemigos por igual. Los Illidari se sirven de magia vil y magia caótica, energías que durante eones han amenazado Azeroth y que, según ellos, son esenciales para hacer frente a la Legión Ardiente. Con los poderes de los demonios a los que han asesinado, los Illidari desarrollan rasgos demoníacos que provocan repulsión y pavor entre sus congéneres, los elfos.
Tras los eventos narrados en Wrath of the Lich King, Arthas ha muerto, y la guerra en Rasganorte parece haber terminado, ya que la Plaga está controlada por Bolvar Fordragon, convertido en el nuevo Rey Exánime, el carcelero de los malditos. Pero entonces, misteriosos terremotos comienzan a sacudir toda la faz de Azeroth, y poco después, comienzan una serie de ataques elementales contra las capitales de la Alianza y la Horda. Estos ataques son el preludio del resurgimiento del Dragón Aspecto corrupto Alamuerte, que las destruirá, extendiendo su dañino poder por los dos continentes. Cinco años después, en los que se suceden los eventos narrados en la novela World of Warcraft: The Shattering, Ventormenta y Orgrimmar están en proceso de reconstrucción, y la faz del mundo en Azeroth ha cambiado por completo tras los ataques de Alamuerte, que han reducido a cenizas algunas zonas y han provocado violentos maremotos y terremotos que han partido literalmente la tierra en trozos, inundando algunas zonas y haciendo resurgir otras. Alamuerte ha vuelto con un solo objetivo, el de destruir Azeroth, y no se detendrá hasta conseguirlo.
×