02 nov Límite de debuffs Encontré casualmente este hilo de los yankees: https://us.battle.net/forums/en/wow/topic/20769688337#post-7 Viene básicamente a teorizar el hipotético caso de que eliminasen el límite (20) de debuffs a aplicar en bosses, pues se confirmó en su día que se debía mas a una limitación técnica que a algo planeado. Y como a día de hoy parece que van a recorrer el espinoso sendero de levantar "limitaciones técnicas" como era por ejemplo el tema de los gráficos... ¿Que os parece? A mi que sin el límite poco tardaría la élite PvE en configurar estrategias basadas en meter 20 brujos en la banda o desnortes de ese tipo para aprovecharse de ello y tirar las bandas mas rápido, teniendo entonces que retocar números de daño sin saber o a la prisa y resultando en un vanilla custom. Y eso que nunca me gustó el límite por valga la redundancia limitar a los cazadores a no usar picadura de serpiente, a los pícaros veneno mortal, los sellos del paladín en jefes porque los guerreros debían aplicar sus sangrados y reducciones de armadura.Nosoyexample19 02 nov
^ Larabel, Michael (January 26, 2011). "Blizzard Still Has a World of Warcraft Linux Client". Phoronix. Archived from the original on May 12, 2013. Retrieved July 8, 2013. It turns out that this appears to still be the case that internally they have a Linux build of World of Warcraft but as of yet they have decided against releasing it to the public.
Tras los eventos narrados en Wrath of the Lich King, Arthas ha muerto, y la guerra en Rasganorte parece haber terminado, ya que la Plaga está controlada por Bolvar Fordragon, convertido en el nuevo Rey Exánime, el carcelero de los malditos. Pero entonces, misteriosos terremotos comienzan a sacudir toda la faz de Azeroth, y poco después, comienzan una serie de ataques elementales contra las capitales de la Alianza y la Horda. Estos ataques son el preludio del resurgimiento del Dragón Aspecto corrupto Alamuerte, que las destruirá, extendiendo su dañino poder por los dos continentes. Cinco años después, en los que se suceden los eventos narrados en la novela World of Warcraft: The Shattering, Ventormenta y Orgrimmar están en proceso de reconstrucción, y la faz del mundo en Azeroth ha cambiado por completo tras los ataques de Alamuerte, que han reducido a cenizas algunas zonas y han provocado violentos maremotos y terremotos que han partido literalmente la tierra en trozos, inundando algunas zonas y haciendo resurgir otras. Alamuerte ha vuelto con un solo objetivo, el de destruir Azeroth, y no se detendrá hasta conseguirlo.
×