15 nov ¿A qué aspiráis realmente en WoW Classic? Buenas, Ha pasado más de una década desde que cientos de miles de jugadores de todo el mundo se adentraran por primera vez en World of Warcraft. En aquella época o incluso un poco más tarde, como fue mi caso, muchos, diría que la mayoría, éramos personas jóvenes con pocas responsabilidades en su día a día y bastante tiempo libre, tiempo que podíamos dedicar al que seguramente era uno de nuestros entretenimientos favoritos. Ahora, varios años más tarde, somos personas con las responsabilidades propias de la vida adulta y lógicamente con una cantidad menor de tiempo libre para dedicar a nuestras aficiones. Teniendo esto en cuenta y siendo honestos con vosotros mismos, ¿cuáles son vuestras aspiraciones para WoW Classic? Yo probablemente me dedique a levear varias clases con tranquilidad (¡me encanta levear!) e intentaré ir equipando a un personaje poco a poco con profesiones y mazmorras. Eventualmente, espero poder acceder a las primeras raids, aunque no pienso que pueda comprometerme a raidear de forma asidua. ¿Qué hay de vosotros?Korvael64 15 nov

Es una especie de mago oscuro, buen DPS a distancia, especializado en el daño progresivo DoT (Damage over Time) mediante maldiciones de la rama de las sombras a sus enemigos (aflicción), en daño instantáneo de la rama fuego (destrucción) y la especialidad de manejo de demonios (demonología) . Emplean el maná y tiene la capacidad de invocar espíritus malignos y demonios para que le ayuden en su lucha. Usan las armaduras más débiles (tela) y son malos contrincantes cuerpo a cuerpo, aunque gracias a la habilidad de Miedo (Fear) pueden mantener a su enemigo a distancia mientras causan daño DoT. Se usan para hacer convocaciones para mazmorras y para crear piedras de alma y salud entre otras.

Para aprender una profesión, hay que acudir a un instructor de la misma en las ciudades y algunos poblados. Todas las profesiones tienen distintos niveles, y cada nivel permite mejorar la habilidad hasta un número máximo de puntos, que se suben practicando en la profesión, ya sea recogiendo o fabricando algo. La cantidad de puntos permitirá recoger materiales más difíciles, así como aprender a fabricar objetos más poderosos. Todas las profesiones pueden aprenderse desde nivel 5, salvo la profesión secundaria arqueología, que requiere que el jugador sea nivel 20.24​


Characters were felt to be implemented well, with each class appearing "viable and interesting", having unique and different mechanisms,[83] and each of the races having a distinct look and feel.[10] Character development was also liked, with the talent mechanism offering choice to players,[81] and profession options being praised.[10] Character customization options were felt to be low,[20] but the detail of character models was praised.[86]
World of Warcraft is set in the same universe as the Warcraft series of real-time strategy games and has a similar art direction.[10] World of Warcraft contains elements from fantasy, steampunk, and science fiction: such as gryphons, dragons, and elves; steam-powered automata; zombies, werewolves, and other horror monsters; as well as time travel, spaceships, and alien worlds.
Tras los eventos narrados en Wrath of the Lich King, Arthas ha muerto, y la guerra en Rasganorte parece haber terminado, ya que la Plaga está controlada por Bolvar Fordragon, convertido en el nuevo Rey Exánime, el carcelero de los malditos. Pero entonces, misteriosos terremotos comienzan a sacudir toda la faz de Azeroth, y poco después, comienzan una serie de ataques elementales contra las capitales de la Alianza y la Horda. Estos ataques son el preludio del resurgimiento del Dragón Aspecto corrupto Alamuerte, que las destruirá, extendiendo su dañino poder por los dos continentes. Cinco años después, en los que se suceden los eventos narrados en la novela World of Warcraft: The Shattering, Ventormenta y Orgrimmar están en proceso de reconstrucción, y la faz del mundo en Azeroth ha cambiado por completo tras los ataques de Alamuerte, que han reducido a cenizas algunas zonas y han provocado violentos maremotos y terremotos que han partido literalmente la tierra en trozos, inundando algunas zonas y haciendo resurgir otras. Alamuerte ha vuelto con un solo objetivo, el de destruir Azeroth, y no se detendrá hasta conseguirlo.
×