El Lanzador de Blizzard es un programa diseñado para ejercer como punto de partida para los jugadores de World of Warcraft, sirve tanto para arrancar el juego como para actualizarlo. Fue incluido por primera vez en el parche 1.8.3. Además también incluye noticias, acceso a la página de asistencia técnica, acceso a los reinos de prueba (para probar parches antes de su lanzamiento al público), actualizaciones a Warden (sistema antitrampas implantado por Blizzard) y actualizaciones para el propio lanzador.27​ El parche 3.0.8 rediseñó el lanzador y permite cambiar la configuración del juego. Un nuevo rediseño en la versión 4.0.1 incluyó la actualización "al vuelo" permitiendo la descarga e instalación de actualizaciones de contenido mientras se está utilizando el juego.
The World of Warcraft launcher (referred to in press releases and the menu bar as the "Blizzard Launcher") is a program designed to act as a starting point for World of Warcraft players. It provides a way to launch World of Warcraft and starts the Blizzard updater. It was first included with the version 1.8.3 patch. The 2.1.0 patch allowed for an option to bypass the use of the launcher. Features of the launcher include news and updates for World of Warcraft players, access to World of Warcraft's support website, access to the test version of World of Warcraft when it is available to test upcoming patches, updates to Warden,[60] and updates to the updater itself. The 3.0.8 patch redesigned the launcher and added the ability to change the game settings from the launcher itself. The launcher update from patch 4.0.1 also allows people to play the game while non-crucial pieces of the game are downloaded. This requires a high-speed broadband internet connection.
Tras los eventos narrados en Wrath of the Lich King, Arthas ha muerto, y la guerra en Rasganorte parece haber terminado, ya que la Plaga está controlada por Bolvar Fordragon, convertido en el nuevo Rey Exánime, el carcelero de los malditos. Pero entonces, misteriosos terremotos comienzan a sacudir toda la faz de Azeroth, y poco después, comienzan una serie de ataques elementales contra las capitales de la Alianza y la Horda. Estos ataques son el preludio del resurgimiento del Dragón Aspecto corrupto Alamuerte, que las destruirá, extendiendo su dañino poder por los dos continentes. Cinco años después, en los que se suceden los eventos narrados en la novela World of Warcraft: The Shattering, Ventormenta y Orgrimmar están en proceso de reconstrucción, y la faz del mundo en Azeroth ha cambiado por completo tras los ataques de Alamuerte, que han reducido a cenizas algunas zonas y han provocado violentos maremotos y terremotos que han partido literalmente la tierra en trozos, inundando algunas zonas y haciendo resurgir otras. Alamuerte ha vuelto con un solo objetivo, el de destruir Azeroth, y no se detendrá hasta conseguirlo.
×