World of Warcraft was recognized at the 2005 Spike TV Video Game Awards where it won Best PC Game, Best Multiplayer Game, Best RPG, and Most Addictive Game.[92] In 2008, World of Warcraft was honoured—along with Neverwinter Nights and EverQuest—at the 59th Annual Technology & Engineering Emmy Awards for advancing the art form of MMORPG games.[93] In 2009, Game Informer ranked World of Warcraft 11th on their list of "The Top 200 Games of All Time".[94] In 2015, the game placed 3rd on USgamer's The 15 Best Games Since 2000 list.[95]

To mark the release of Hearthstone, Blizzard released the Hearthsteed mount for World of Warcraft players. The mount is obtained through winning three games in Arena or Play mode.[167] Widely advertised on various World of Warcraft websites, this promotion encourages World of Warcraft players to try Hearthstone and marked the first significant crossover implemented between Blizzard games.

World of Warcraft ha inspirado dos juegos de tablero: World of Warcraft: El Juego de Tablero (incluyendo las expansiones Shadow of War y The Burning Crusade)59​ y World of Warcraft: El Juego de Aventuras,60​61​ producidos por Fantasy Flight Games y editados en español por Devir. También existe un juego de cartas coleccionables, World of Warcraft Trading Card Game,62​ y un juego de miniaturas coleccionable63​ ambos producidos por Upper Deck Entertainment, a partir de marzo de 2010, cambió a Cryptozoic Entertainment.
Tras los eventos narrados en Wrath of the Lich King, Arthas ha muerto, y la guerra en Rasganorte parece haber terminado, ya que la Plaga está controlada por Bolvar Fordragon, convertido en el nuevo Rey Exánime, el carcelero de los malditos. Pero entonces, misteriosos terremotos comienzan a sacudir toda la faz de Azeroth, y poco después, comienzan una serie de ataques elementales contra las capitales de la Alianza y la Horda. Estos ataques son el preludio del resurgimiento del Dragón Aspecto corrupto Alamuerte, que las destruirá, extendiendo su dañino poder por los dos continentes. Cinco años después, en los que se suceden los eventos narrados en la novela World of Warcraft: The Shattering, Ventormenta y Orgrimmar están en proceso de reconstrucción, y la faz del mundo en Azeroth ha cambiado por completo tras los ataques de Alamuerte, que han reducido a cenizas algunas zonas y han provocado violentos maremotos y terremotos que han partido literalmente la tierra en trozos, inundando algunas zonas y haciendo resurgir otras. Alamuerte ha vuelto con un solo objetivo, el de destruir Azeroth, y no se detendrá hasta conseguirlo.
×