Emplea el sistema de maná y aunque algunos de sus ataques causan gran daño instantáneo, prefieren silenciar a sus enemigos. Son especialistas en el control de multitudes y escape debido a sus múltiples hechizos de efecto de área y hechizos que sirven para evitar luchar con varios enemigos a la vez. Son un verdadero incordio para los melees en JcJ ya que pueden teletransportarse, y ralentizar al contrincante, también pueden llegar a rellenar casi por completo su mana utilizando Evocación, aunque sin duda esta clase es famosa por la Polimorfia, habilidad que convierte en oveja.Hacen gran DPS quemando a sus enemigos (rama fuego), menos DPS pero mas supervivencia y control con el hielo ( rama escarcha) o ataques devastadores pero caros en mana (Rama Arcana). Además tienen la habilidad de abrir portales hacia las ciudades principales de su facción para teleportar otros jugadores hacia ellas, y también teleportarse ellos mismos. Son la única clase del juego que puede crear sus propios alimentos usando mana.
Blizzard routinely applies older expansions to all accounts as new expansions are released. On June 28, 2011, The Burning Crusade expansion was automatically applied to all previous Warcraft accounts at no cost. On September 19, 2012, the same thing was done with the Wrath of the Lich King expansion,[67] and on October 15, 2013 the Cataclysm expansion was also applied.[68] On October 15, 2014, Mists of Pandaria was applied to all accounts following the release of Warlords.[69] On May 17, 2016, Warlords of Draenor was applied to all accounts to coincide with the release of the Warcraft movie that gives a 30-day trial of the game.[70] All The Burning Crusade, Wrath of the Lich King, Cataclysm, Mists of Pandaria and Warlords of Draenor content is now effectively part of the original game, with all new World of Warcraft accounts automatically including these expansions upon creation.[67] As of the pre-patch release of Battle for Azeroth in July 2018, all expansions up to Legion are included in the base game.[71]
DPS: sigla de daño por segundo. Se encargan de golpear al enemigo y bajarle la vida hasta derrotarlo. Son el tipo más diverso y hay de muchos tipos, a distancia (cazadores), cuerpo a cuerpo (guerrero, chamán mejora, caballero de la muerte, pícaro, paladín, druida feral, monjes viajero del viento, cazador de demonios devastación) y mágicos o los lanzadores o casters (mago, brujo, sacerdote sombras, chamán elemental, druida equilibrio). Sus puntos de vida suelen ser la mitad que la de los tanques, pero el daño que infligen es superior con respecto a los otros roles y prácticamente son estos los que acaban con los jefes en las bandas. Por esa misma razón, son el tipo de rol que se necesita en mayor cantidad en las bandas.

In the Lich King's haste to spread the plague of undeath over Azeroth, he gifted one of his greatest servants, the lich Kel'Thuzad, with the flying citadel of Naxxramas, as a base of operations for the Scourge. Consistent attacks from the Scarlet Crusade and Argent Dawn factions weakened the defenses of the floating fortress, enabling an incursion from the heroes that led to Kel'Thuzad's defeat. However, a traitor among the ranks of the knightly order of the Argent Dawn ran away with Kel'Thuzad's cursed remains and fled to Northrend, where the fallen lich could be reanimated.
Tras los eventos narrados en Wrath of the Lich King, Arthas ha muerto, y la guerra en Rasganorte parece haber terminado, ya que la Plaga está controlada por Bolvar Fordragon, convertido en el nuevo Rey Exánime, el carcelero de los malditos. Pero entonces, misteriosos terremotos comienzan a sacudir toda la faz de Azeroth, y poco después, comienzan una serie de ataques elementales contra las capitales de la Alianza y la Horda. Estos ataques son el preludio del resurgimiento del Dragón Aspecto corrupto Alamuerte, que las destruirá, extendiendo su dañino poder por los dos continentes. Cinco años después, en los que se suceden los eventos narrados en la novela World of Warcraft: The Shattering, Ventormenta y Orgrimmar están en proceso de reconstrucción, y la faz del mundo en Azeroth ha cambiado por completo tras los ataques de Alamuerte, que han reducido a cenizas algunas zonas y han provocado violentos maremotos y terremotos que han partido literalmente la tierra en trozos, inundando algunas zonas y haciendo resurgir otras. Alamuerte ha vuelto con un solo objetivo, el de destruir Azeroth, y no se detendrá hasta conseguirlo.
×